Para ser diagnosticado de la enfermedad celíaca, el doctor procede a realizar una endoscopia y una biopsia intestinal para comprobar si el intestino delgado está dañado por la proteína del gluten (encontrada en los granos de trigo, cebada y centeno). Para ello, se utiliza un instrumento médico llamado endoscopio, equipado con una pequeña cámara que recorre directamente el sistema digestivo superior y con el que se toman muestras muy pequeñas del tejido del revestimiento del intestino delgado.

Una vez superado este procedimiento, un patólogo examina las pequeñas muestras de tejido para ver si hay daño y si este está relacionado con el gluten. El patólogo evalúa la condición de las muestras basándose en un sistema de calificación llamada la Escala de Marsh. La puntuación en la Escala Marsh determina si es diagnosticado con la enfermedad celíaca y su estado:

Puntuación Marsh: Etapa 0

Cuando la muestra de tejido proviene de un intestino delgado donde la enfermedad celíaca es muy poco probable. También se conoce esta etapa como “etapa preinfiltrante” (se llama “preinfiltrativa” porque los linfocitos aún no han comenzado a moverse o “infiltrarse” en el revestimiento intestinal).

Puntuación Marsh: Etapas 1-2

En la enfermedad celíaca con una puntuación Marsh de la Etapa 1, las células de la superficie del revestimiento intestinal (conocidas como células epiteliales) tienen más linfocitos (glóbulos blancos) que las normales.

En un intestino delgado normal, no debe haber más de 30 linfocitos por cada 100 células epiteliales, pero en esta etapa hay más que eso. En el informe de patología que debe recibir después de su endoscopia y biopsia para el diagnóstico de la enfermedad celíaca, esto se llamaría el “aumento de los linfocitos intraepiteliales”.

La enfermedad celíaca no es la única condición que puede causar este aumento en los linfocitos que combaten las enfermedades; es posible que vea más linfocitos que lo normal en el revestimiento del intestino delgado en una variedad de otras condiciones, como la enfermedad inflamatoria intestinal, el síndrome de Sjogren y otras intolerancias alimentarias . Las infecciones con una bacteria llamada Helicobacter pylori (que está relacionada con las úlceras), y el uso de analgésicos sin receta como la aspirina y el ibuprofeno, también pueden causar esto.

Enfermedad Celíaca: Etapa 2

En la etapa 2, se observan más linfocitos de lo normal (igual que en la 1), y también se observan depresiones mayores que las normales entre las vellosidades intestinales.

Estas depresiones se llaman “criptas”, y las criptas más grandes de lo normal se llaman “hiperplásicas”, así que si su informe de patología después de su biopsia dice que tiene “criptas hiperplásicas” o “hiperplasia de cripta”, significa simplemente que las depresiones que se ven en la biopsia son más grandes de lo que sería en un revestimiento intestinal normal. La etapa Marsh 2 es bastante rara – se ve principalmente en personas que tienen dermatitis herpetiforme.

Puntuación Marsh: Etapa 3

La mayoría de los médicos no diagnostican la enfermedad celíaca hasta que el revestimiento intestinal llega a la Etapa 3. En esta etapa, los cambios de la Etapa 2 están presentes (más linfocitos que las depresiones normales y más grandes de lo normal). Además sus vellosidades intestinales se están encogiendo y se vuelven más lisas, un proceso conocido en la terminología médica como atrofia vellositaria.

Hay tres subetapas:

Atrofia vellositaria parcial (Etapa 3a), lo que significa que sus vellosidades intestinales todavía están allí, sólo

Atrofia vellositaria subtotal (Etapa 3b), lo que significa que sus vellosidades intestinales se han encogido

Atrofia vellositaria total (etapa 3c), lo que significa que su revestimiento intestinal es básicamente plana.

La mayoría de las personas con diagnóstico de enfermedad celíaca se encuentran en esta etapa.

 

Puntuación Marsh: Etapa 4

 

El estadio 4 es la etapa más avanzada de la enfermedad, y afortunadamente no se ve con mucha frecuencia. En la Etapa 4, sus vellosidades están totalmente aplanadas (atrofiadas), las depresiones entre ellas (las criptas) también están encogidas.

 

Algunas personas que son de edad avanzada cuando se les diagnostica la enfermedad celíaca tienen biopsias que se clasifican como etapa 4. Aquellos en la Etapa 4 pueden estar en mayor riesgo de complicaciones de la enfermedad celíaca.

La enfermedad celíaca no es la única condición que puede causar algunos de estos cambios. Aunque una biopsia intestinal se considera el método más fiable para el diagnóstico celíaco, los resultados de los análisis de sangre y la respuesta final de la persona a la dieta libre de gluten también puede ayudar a obtener el diagnóstico correcto. Es por eso que una biopsia es sólo una de las pruebas diagnósticas recomendadas para la detección de la enfermedad celíaca.